Taller mecánico de Vehículos en Pamplona Navarra | Talleres Mutilva

TALLER MECÁNICO EN PAMPLONA

RECOGEMOS TU COCHE DONDE QUIERAS EN PAMPLONA SIN COSTE ADICIONAL

RECOGEMOS TU COCHE O TE LLEVAMOS Y TE TRAEMOS.
ESTE SERVICIO ES PARTE DE NUESTRA GARANTÍA DE SATISFACCIÓN,
PREGUNTANOS A TRAVÉS DEL CHAT

¿Qué opinan nuestros clientes?

Antes de decidirte te invitamos a que veas las opiniones verificadas de nuestros clientes

¿Tu coche está averiado o sospechas que puede tener algún fallo mecánico?

Te dejamos información con las averías más comunes que suelen sufrir los vehículos que reparamos. Además, nuestros mecánicos especializados te dan consejos sobre cómo detectarlas a tiempo y como evitar que se produzcan de forma prematura, ya que algunas son inevitables con el tiempo.

DETECTA LAS AVERÍAS A TIEMPO CON LA AYUDA DE NUESTROS EXPERTOS Y AHORRA EN TUS REPARACIONES

¿TU VEHÍCULO TIENE ALGUN SÍNTOMA?

NO ESPERES A QUE SEA DEMASIADO TARDE

¿Necesitas ayuda?

Nuestros expertos en Mecánica del automóvil están para ayudarte. Solucionarán tus dudas y valoraran el estado de tu vehículo sin compromiso.

Los imprevistos en la suspensión y dirección de su coche aparecen cuando ya tiene bastantes años de vida y ha sido sometido a un exceso de kilómetros. Los caminos rurales (con piedras y tierra), y las carreteras con un firme en mal estado contribuyen a la aparición de estas averías. A continuación, vamos a detallar cada uno de los percances, sus motivos de aparición y las medidas a adoptar.

Amortiguadores

Los amortiguadores son unos dispositivos compuestos por dos tubos de acero que garantizan la seguridad al volante. Una señal de que existe un problema se produce cuando, al girar en una curva, se aprecia un balanceo en el coche. Otra señal se ve cuando, al coger un bache, el golpe es mayor. Si ocurre esto, la pieza estará deformada y no ejercerá la fuerza que debería. Esto último nos indica que el amortiguador está demasiado gastado. Los mecánicos recomiendan comprobar su estado cada 20.000 kilómetros. Normalmente, los primeros problemas graves en los amortiguadores aparecen cuando el vehículo tiene ya más de 15 años. Aquí, estamos hablando de que el conductor no se ha preocupado de cuidarlos. Lo habitual es que cada 5 años o a los 60.000 kilómetros se cambien por unos nuevos. Una conducción sin agresividad no forzará a la pieza y disminuirá el riesgo de que se averíe. Además, circular por carreteras en mal estado o abusar del remolque también desgastan los amortiguadores. Echarles un vistazo es algo que no tenemos presente siempre que acudimos a un taller para revisar lo más básico.

Barra Estabilizadora

Se trata de un componente relacionado con la suspensión del coche. Una pieza de hierro larga que tiene su punto de partida desde el centro y está colocada de manera perpendicular al eje longitudinal. Sus extremos se fijan a los soportes de suspensión de las ruedas de un mismo eje. Su función es limitar la inclinación de la carrocería al tomar alguna curva, por lo que asegura un equilibrio. Normalmente, la barra estabilizadora tiene más riesgo de rotura en los coches 4X4, al estar expuestos a excesivas torsiones del eje delantero. En un turismo, no es normal que se produzca una rotura de esta pieza, que es desconocida para muchos. Cuando existen problemas con ella, habrá que sustituirla por una nueva o enderezarla. Esto último es lo menos habitual. A los 50.000 kilómetros ya puede haber riesgo de desgaste en esta pieza (concretamente, en sus bujes). Se detecta por unos sonidos que el conductor puede percibir en el tren delantero de su automóvil. Que existe un problema con la barra estabilizadora se nota también al girar en una curva.

Silentblocks

Estas piezas de goma evitan el traspaso de vibraciones. Hacen de unión entre los elementos de suspensión y el vehículo. Normalmente, los silentblocks se encuentran en la parte de debajo de las ruedas del coche o entre el chasis y motor. Siempre están entre dos partes metálicas del coche (zona inferior). La señal de que la pieza se encuentra rota o desgastada surge cuando escuchas un sonido parecido a lo que llamamos popularmente como derrape. Los primeros síntomas de problemas con ellos emergen a partir de los 100.000 kilómetros o 7 años. Cuando esta goma se rompe, tenemos una holgura y es necesario cambiarla. También se pueden secar al aparcar habitualmente en la calle y exponer el coche al sol. Una buena solución es hidratarlos; de esta manera, la goma se hace más blanda y comienza nuevamente a realizar su función con normalidad. Por último, los silentblocks no son fáciles de cambiar. En ocasiones, el mecánico tendrá que reem,plazar la pieza entera a la que va encajado el silentblock.

Los imprevistos en la suspensión y dirección de su coche aparecen cuando ya tiene bastantes años de vida y ha sido sometido a un exceso de kilómetros. Los caminos rurales (con piedras y tierra), y las carreteras con un firme en mal estado contribuyen a la aparición de estas averías. A continuación, vamos a detallar cada uno de los percances, sus motivos de aparición y las medidas a adoptar.

Dirección Asistida

La dirección asistida es la encargada de reducir la fuerza necesaria para girar el volante de nuestro coche. Esta pieza es indispensable hoy en día en cualquier vehículo. Una señal de que puede existir un problema con ella se percibe cuando apenas puedes mover el volante con el coche parado. Un conductor se da cuenta de que existe una avería cuando el vehículo no está en movimiento. También, al producirse una pérdida de líquido. Este lo mueve una bomba que, si se encuentra en mal estado, repercute en la dirección asistida. También se puede dar un fallo de carácter eléctrico. Respecto a la aparición de un problema con esta pieza, no es necesario que el coche tenga muchos años. Eso sí, la avería tiene más probabilidad de que aparezca a partir de los 150.000 kilómetros (a los 10 años). La pérdida de líquido puede producirse al existir un corte en un manguito o en la misma bomba. En ese caso, la solución sería cambiar la parte dañada por una nueva.

Rótula de dirección

Otro elemento desconocido para el conductor descuidado. Esta pieza lleva agujeros y un tornillo la controla. La avería se da cuando el tornillo queda suelto y se escuchan golpes dentro de la rótula. También falla cuando le entra suciedad. Esto hace que se bloquee y no se deslice. Sus fallos se detectan al girar el volante, tanto en parada como en movimiento. Un mecánico detecta los fallos al introducir la punta del destornillador entre el tornillo y la rótula. Si tiene holgura, será necesario cambiarla. Los primeros problemas en la rótula de dirección suelen darse cuando el coche acumula 7 u 8 años de vida.

Rodamientos/cojinetes

Esta pieza es redonda, con un agujero y unas bolitas en el interior de acero inoxidable. El aro externo es fijo. En el rodamiento hay una parte externa que es fija y una interna que es móvil. Habrá avería cuando el rodamiento deje de girar y haga ruido. Si no gira, el problema es de consideración, ya que no estará afectado el rodamiento. También habrá otra pieza del coche rota. En cambio, cuando el problema es de desgaste, solo se escuchará un sonido molesto. Un deterioro de los rodamientos aparece aproximadamente desde los 80.000 kilómetros en adelante. La solución es sustituirlos por unos nuevos. Finalmente, el rodamiento se puede estropear al entrarle polvo o cuando se moja. Menos común es que el problema surja por falta de engrase.

Existen diversos mecanismos encargados de transmitir el movimiento generado por el motor hasta que llega a las ruedas, gracias a cuya rotación se mueve el coche. Algunos de estas piezas y sistemas son el embrague, el cigüeñal o la correa de distribución. Mantener en buen estado estas piezas asegura un buen funcionamiento del vehículo e incrementa la seguridad. A continuación se puede comprobar cómo afectan las averías del embrague o la correa al motor, qué hacer para que estas no se produzcan y cómo se debe actuar una vez que detectemos el funcionamiento incorrecto de alguna de las piezas.

Embrague

¿Qué es? El sistema de embrague es aquel sistema que se encarga de transmitir la potencia del motor a la caja de velocidades del coche. Averías En el embrague se puede detectar de distintos modos cuándo hay una avería y, dependiendo de cómo se detecte, aportar una solución. Cuando se pisa a fondo el acelerador y el motor se revoluciona sin que la velocidad aumente, significa que el embrague está patinando. También podemos notar que el coche acelera bruscamente al soltar el pedal. El olor a quemado característico del embrague es otro síntoma de que alguna de las piezas está fallando. Prevención y soluciones Como es mejor prevenir que lamentar, recuerda que no se debe mantener el pie en el embrague en semáforos y paradas, se tiene que pisar a fondo el pedal al cambiar de marcha y es necesario también prestar atención a los ruidos y olores del motor. En cuanto a las soluciones que debemos adoptar tras la avería, estas dependerán de la pieza que no funcione: -Si el embrague patina, puede ser por el disco, el conjunto de presión, el cojinete o un reglaje inadecuado del pedal. En los tres primeros casos es necesario sustituir las piezas. Si la culpa es del reglaje, ha de ajustarse la holgura. -Si desembraga mal, hay que limpiar el disco o el mandril. -Si hace demasiado ruido, puede ser por un anillo de grafito desgastado (sustituir en este caso) o por un mal reglaje.

Embrague con volante biamasa

¿Qué es? Los embragues con volante bimasa son un modelo especial diseñado sobre todo para vehículos diésel, cuyo objetivo es reducir las vibraciones y aumentar el confort. Averías Este tipo de embragues suele dar más problemas de los necesarios. Reconocer que los volantes bimasa están fallando es relativamente sencillo. Por un lado, el coche emitirá un ruido metálico anómalo si se pisa el embrague con el motor en marcha, el vehículo detenido o en punto muerto. Otro síntoma de que el bimasa está averiado es una especie de chasquido que se produce al detener el motor con la llave de contacto. Las averías pueden deberse a un calentón excesivo o a un disco con demasiado uso. Prevención y soluciones La reparación de un embrague con volante bimasa es bastante costosa, ya que, salvo excepciones, será necesario sustituir el sistema completo, con un coste que se puede elevar muy por encima de los 1.500 euros. Para alargar la vida del embrague bimasa (aunque tarde o temprano deberá ser sustituido por uno nuevo), se recomiendan las siguientes actuaciones: -Evitar que la batería esté falta de carga, ya que eso repercute negativamente en la holgura del volante. -No acelerar al máximo en bajas revoluciones, porque acorta la vida de todos los elementos. -No arrancar con el embrague pisado, porque este gesto supone un esfuerzo por encima de lo recomendado. -Cuidar el motor de arranque.

Correa de Distribución

¿Qué es? La correa de distribución permite transmitir el movimiento del cigüeñal al árbol de levas, moviendo también la bomba de agua, la bomba de aceite y la inyectora (si el coche es diésel). Resumiendo, es la encargada de sincronizar el funcionamiento del motor. Averías Una avería en la correa de distribución puede llegar a producir el colapso total del motor y su necesidad de cambiarlo por completo por otro. Si la correa se rompe, las válvulas de la culata se descoordinan y su apertura y cerrado se producen a destiempo. Esto provoca impactos en los pistones y daños irreversibles. Prevención y soluciones Los daños, como se mencionaba anteriormente, pueden llegar a ser muy graves si se rompe la correa de distribución. Por eso se debe cambiar antes de que se produzca una rotura. Para ello, cada modelo de vehículo recomienda el reemplazo de la correa a un determinado número de kilómetros, que suele oscilar entre los 100.000 y los 120.000. No obstante, y teniendo en cuenta las consecuencias de un mal funcionamiento, adelantar el reemplazo es una medida preventiva recomendable. Aun si un vehículo no ha recorrido estos kilómetros pero han transcurrido ya cinco años desde el último cambio, se recomienda acudir al taller. El correcto mantenimiento de los tensores y la bomba de agua facilita que la correa no se desgaste antes de tiempo.

Cigüeñal

¿Qué es? El cigüeñal es una pieza encargada de transformar el movimiento alternativo del pistón en un movimiento circular. Averías En caídas a alta velocidad, el extremo del lado del motor que roza contra el suelo puede doblarse o erosionarse. Si un cilindro se llena de agua o gasolina (por una junta de culata en mal estado o por la válvula de admisión abierta), no puede comprimirse y el cigüeñal se dobla. En los motores de dos tiempos, puede saberse si el cigüeñal está dañado por el ruido de los segmentos al acelerar. Prevención y soluciones No hay grandes trucos a la hora de proceder a un correcto mantenimiento del cigüeñal. Para prevenir su rotura, basta con cambiar el aceite y los filtros de aceite cuando así lo requiera el coche. Del mismo modo, se deben cambiar los retenes y las juntas en el momento en el que se produzca una fuga. Si el cigüeñal se dobla o se rompe, es necesario acudir al taller para cambiarlo por otro en perfectas condiciones. Cuando el motor no está engrasado correctamente, se produce un calentamiento excesivo de los extremos del cigüeñal. Este calentamiento hace que pierda parte de su dureza, por lo que el conductor debe tener mucho cuidado y consultar a su mecánico si es necesario realizar una sustitución.

La empresa germana Dekra, especializada en certificación e inspección de automóviles, entre otros sectores, ha publicado un informe donde se hace referencia a las averías más comunes que se suelen encontrar en los de segunda mano. Uno de los puntos en los hace mayor incidencia es en el de los frenos. De ahí su vital importancia para la seguridad. Los frenos son un conjunto de elementos de desgaste del coche y uno de los principales que contribuyen a su seguridad activa. Por ello deberemos prestar especial atención ya que la estabilidad en la conducción depende del frenado.

Pastillas de Freno

Se encuentran realizadas en un material antifricción y son las encargadas de rozar sobre el disco para reducir la velocidad del vehículo.
Posibles anomalías
Ruido metálico en la frenada: si detectas este síntoma, la causa puede ser que una de las pastillas se encuentre excesivamente desgastada, aunque también puede suceder que se encuentren en mal estado por un endurecimiento de las mismas.
Poca eficacia de frenado: cuando percibimos falta de eficacia en la frenada, a pesar que el frenado del vehículo es equilibrado, puede ser debido a unas pastillas cristalizadas. La típica señal puede ser un pedal de freno con un tacto esponjoso.
Cómo lo percibes: a través de un testigo luminoso de desgaste en el cuadro de instrumentación. Solución: cambiar las pastillas.
Cuánto deberían durar: dependiendo del tipo del coche y de la conducción que hagamos.
Coste: a partir de 60 euros, las de un eje.

Discos de Freno

Son el elemento principal que junto a la pastilla, tiene la misión de detener la rueda del vehículo mediante la fricción de ambos elementos.
Posibles anomalías
Vibraciones al frenar: un efecto que viene producido por una deformación de los discos de freno, aunque también puede deberse a los rodamientos de la rueda, que presentan un estado defectuoso.
La deformación de los discos suele ser ocasionada por un uso excesivo de los mismos, debido al sobrecalentamiento de estos.
Cómo lo percibes: su desgaste o corrosión sólo se puede comprobar quitando la rueda.
Solución: cambiar los discos.
Cuánto deberían durar: dependiendo del tipo del coche y de la conducción que hagamos. De media suelen durar unos 90.000 kilómetros.
Coste: a partir de 100 euros.

Freno de Mano

El freno de mano es un sistema independientemente al pedal del freno, que a diferencia de éste se encarga de bloquear las ruedas traseras para evitar el desplazamiento del vehículo una vez detenido.
Posibles anomalías.
El freno de mano no bloquea de manera correcta: cuando al accionar el freno de mano, observamos que este no frena de manera correcta o la palanca de freno presenta mucho recorrido.
Cómo darse cuenta: cuando estacionamos en una cuesta, al tirar de la palanca del freno de mano con demasiada fuerza y a pesar de ello, observamos que el automóvil tiende a desplazarse ligeramente.
Solución: tensar el freno de mano en un taller.
Cuánto debería durar: para evitar que se destense sería ideal revisarlo cada 60.000 kilómetros.
Precio: desde 20 euros.

Servofreno

En este caso, se trata de un elemento, que ayuda al conductor a la hora de efectuar el frenado ampliando la fuerza que se aplica al pedal mejorando con ello el confort.
Posibles anomalías
Pedal del freno excesivamente duro: una sensación que es similar al tacto del pedal después de ser accionado repetidas veces con el motor apagado.
Cómo lo percibes: si notamos un cierto agarre en los frenos o desigual acción en el frenado.
Cuánto debería durar: no deberías destensarse, aunque para evitarlo deberíamos revisarlo cada 60.000 kilómetros.
Coste: a partir de 100 euros.

Los sistemas de emisiones de los vehículos poseen la función principal de controlar los gases que se emiten a la atmósfera. De este modo, se cumple con la normativa y se regula la contaminación. Los sistemas de emisión pueden sufrir averías, principalmente en estos 3 dispositivos: válvula EGR , filtro de partículas y catalizador.

Válvula EGR

Qué es
La válvula EGR (cuyo nombre responde al acrónimo de Exahust Gas Recirculation, que, en castellano, se traduciría como Recirculación de Gases de Escape) es la encargada de reintroducir el humo procedente de la combustión del motor nuevamente en los cilindros. Con este sistema, las emisiones de los óxidos de nitrógeno se ven reducidas.
Averías
El principal problema nace con la acumulación de hollín. Las averías de esta válvula son comunes, sobre todo, en vehículos diésel, ya que estos generan más carbonilla que los que funcionan con gasolina.
Esta carbonilla se queda pegada en las paredes de la EGR y la acumulación puede atascar el sistema.
Este problema repercutirá en una pérdida de la potencia del motor, emisión superior de humos, mayor dificultad para arrancar cuando el coche está frío o tirones al acelerar.
Prevención y solución
El método de prevención más significativo consiste en aumentar las revoluciones del motor en velocidades cortas, lo que facilita la expulsión. En caso de avería, la solución es la simple sustitución, si bien limpiar el sistema de vez en cuando alargará su vida útil.

Filtro de partículas

Qué es
El filtro de partículas (conocido por sus siglas FAP o DPF) es el encargado de retener las partículas sólidas que emite el motor gracias a sus paredes porosas.
Averías
El filtro cuenta con un proceso de regeneración, mediante el cual se incineran las partículas sólidas para autolimpiarse.
Este proceso requiere que el motor esté encendido. Sin embargo, si se para en mitad de su curso, se corta el ciclo. Si esto se repite, el filtro se cierra y los gases no traspasan su estructura.
Prevención y solución
Lo primordial para alargar su vida útil es no cortar la regeneración. En algunos modelos, existe un piloto que indica cuándo se está produciendo este proceso. Si este no fuera el caso, conviene escuchar el sonido, ya que un ruido más ronco puede indicar que se está regenerando el filtro. Salir de vez en cuando de la ciudad y conducir por carretera ayudará al sistema a limpiarse, ya que la conducción por ciudad genera más residuos sólidos. Si el filtro está estropeado, es posible que en el taller consigan inducir una regeneración. Si el mecánico no puede, será necesario cambiar el filtro de partículas, reparación que puede llegar a costarte más de 1.000 euros.

Catalizador

Qué es
El catalizador es un elemento entre el tubo de escape y silenciador trasero. Cuenta con una estructura cerámica en forma de panal y su objetivo es transformar los hidrocarburos resultantes de la combustión en agua y monóxido de carbono en dióxido de carbono.
Averías
La vida útil de un catalizador ronda los 120.000 kilómetros y debería ser cambiado antes de esta distancia, si bien podría estropearse antes, debido a un mal uso del motor.
Prevención y solución
Desoír el mantenimiento de la puesta a punto y del encendido puede desembocar en un catalizador estropeado Es necesario también emplear un combustible idóneo para cada vehículo y revisar el consumo de aceite.
Si se escucha un ruido metálico en el escape, disminuye la potencia del coche o se percibe un humo denso en el escape, es probable que el fallo resida en el catalizador.
En ese caso, se debe acudir al taller para una revisión inmediata, y cambiar el catalizador, si es necesario.